Perdido en tu Rosario

1:05 Jose Luis Contreras 0 Comments

En tan solo tres años, te has convertido en el Rosario que deja cautivo a toda una ciudad, tan sedienta del amor y de la dulzura que se adivina en tu bendito rostro.

 Quiso vivirte la ciudad,
Perdida en tus verdes ojos,
Y se dejó herir, gozoso,
El sentimiento que traía,
Al reflejarse en el puñal.
Mi alma iba por ti, caminando,
Por las calles de la vida,
Como loco iba gritando:
¡La Gloria para San Pablo,
Una virgen para Sevilla!
Por las calles despertaba,
A todo aquel que veía,
Dejando la algarabía,
En el corazón encerrada.
El mismo día que nací,
recibí el mejor regalo,
nacer para siempre contigo,
y vivir, encadenado a ti.
Vengo esta noche, convencido,
a rezar con mis hermanos.

¡Ya está todo preparado
Sueña, Sueña Madre mía,
Que me lleno de alegría,
Al mirarme en tu Rosario!

                     Jose Maria Caceres
                         


























0 comentarios: